sábado, noviembre 27

¡Una de endorfinas!


Charlando el otro día con un colega corredor, me comentaba que corre cerca de 50 km semanales y que le importa poco saber su ritmo, sus tiempos o sus marcas. Él, sencillamente, se calza sus zapatillas y sale a correr. "Lo que me mueve a correr es la descarga de endorfinas", resumió. Y yo le entendí perfectamente.
Las famosas endorfinas son ya un mito en el mundillo runner. Dicen los entendidos que esta sustancia es la misma que se segrega cuando nos sentimos felices, y por tanto puede concluirse que corriendo somos más felices. Una especie de 'droga buena', como bien explica este artículo.
La alusión a las drogas no la hago de forma gratuita. Consultando la palabra 'endorfina' en la wikipedia, comprobamos que producen los mismos efectos que... ¡los analgésicos opiáceos!
Tros corredores describen esas sensación como una evasión del propio cuerpo; una sensación cercana a la levitación, salvando las distancias. El efecto, al fin y al cabo, es el mismo: la desaparición de cualquier dolor o molestia, física y mental. El estado perfecto.
Yo no sé mucho de ciencia (más bien nada), pero sí he comprobado en centenares de ocasiones ese 'efecto analgésico' de las endorfinas. Y creo que a menudo compartiría incluso esa otra percepción de 'ausencia' al correr. La última, esta misma mañana, corriendo algo más de una hora.
Y vosotr@s, ¿habéis experimentado alguna vez esa sensación?

7 comentarios:

Mafius dijo...

¡Marchando!jaja. Pues sí, cómo no. Creo que todo el mundo que haya hecho deporte con regularidad habrá experimentado esa sensación en más de una vez. Yo corro ahora unos 75 kilómetros semanales y he descubierto una cosa muy curiosa respecto a esa sensación que describías sobre las endorfinas. Cuando hago rodajes a ritmo cómodo soy capaz de evadirme de todo y tener esa sensación de evasión tan placentera. Sin embargo, cuando hago las sesiones de series, cambios de ritmo intensos, rodajes progresivos, etc., la sensación de bienestar y satisfacción aparece siempre al terminar, es como si una anestesia me hiciera olvidar de todo el intenso esfuerzo que he estado desarrollando hasta ese momento. Así que ya veis, dependiendo del tipo de entreno, la esas sensaciones aparecen durante o después, parece que tengan vida propia.

Los runners de La Elipa dijo...

Lo de las endorfinas va unido al concepto, que seguro que conoces, de fluir, también conocido como "estar en zona". Normalmente aparece cuando alguien se concentra en realizar una actividad, no necesariamente correr.

Saludos
Jaal

Mafius dijo...

Completamente de acuerdo.

Anónimo dijo...

os recomiendo el libro de murakami "una vida corriendo", cuando explica una carrera que hizo de 100km se refiere a eso y lo une a un concepto casi metafísico...

Mafius dijo...

Gracias, lo tendré en cuenta. Es buena opción al hacer la carta para los Reyes Magos. Saludos.

Blogger dijo...

Vaya, está animado este tema!
Se agradece la recomendación del libro de Murakami. Sólo una pequeña observación: el libro en realidad se titula 'De qué hablo cuando hablo de correr' (quizás en Latinoamérica se haya editado con otro título, no lo sé). Es realmente un libro recomendable, y su relato de la carrera de 100 km, además, está lleno de detalles prácticos.

Anónimo dijo...

loco yo hacia deporte todo y por 3 año me puce re sedentario y no hacia nada estaba re intoxicadoo locoo la mente explotava de pensamientos malos y todoo .. empesee a correr loco cambie totalmente siento emociones mejores y la mente despejada etc etc es poderoso el deporte adios